Seleccionar página

IDENTIFICAN UN MATERIAL PARA FABRICAR AVIONES QUE VUELEN A 6.500 KM/H

Un equipo de investigadores de la NASA y la Universidad de Binghamton (Estados Unidos) ha identificado un nuevo material que podría permitir que los aviones alcancen velocidades hipersónicas.

Se trata de nanotubos de nitruro de boro, que se obtienen mediante la combinación de boro y nitrógeno, y el estudio ha revelado que podrían soportar viajes hipersónicos de casi 6.500 km/h.

Por si no lo sabías, la velocidad hipersónica es aquella que supera entre cinco y diez veces la del sonido y oscila entre 6.150 y 12.300 km/h. Para alcanzar esta velocidad, un vehículo tiene que estar construido con materiales aptos para soportar las altas temperaturas que se generan, y estos científicos acaban de descubrir que los nanotubos de nitruro de boro cumplen con estos requisitos.

En la actualidad, los nanotubos de carbono se utilizan en los aviones tanto por su resistencia como por su capacidad para resistir temperaturas de hasta 400 ºC. Los de nitruro de boro pueden soportar incluso un calor más intenso, con temperaturas de hasta 900 ºC, y además tienen la ventaja de que manejan mejor el estrés y son mucho más ligeros que los de carbono.

Estas cualidades hacen de los nanotubos de nitruro de boro el material perfecto para fabricar aviones que puedan viajar a velocidades hipersónicas que puedan reducir los tiempos de los vuelos. Gracias a este compuesto, un viaje en avión con una duración de unas siete horas podría reducirse a solo una hora. Por ejemplo, un vuelo entre Miami y Seattle se demora alrededor de 6 horas y 40 minutos, y a velocidad hipersónica el trayecto se cubriría en unos 50 minutos.

Eso sí, el nitruro de boro tiene un inconveniente: se trata de un material poco habitual y caro de producir. “En este momento, los nanotubos de nitruro de boro cuestan alrededor de 1.000 dólares por gramo”, explica Changhong Ke, miembro del equipo. No obstante, hace 20 años los nanotubos de carbono tenían aproximadamente el mismo precio, por lo que su coste podría bajar en los próximos cinco a diez años hasta situarse en un precio razonable. Por lo tanto, todavía tendremos que esperar hasta ver aviones comerciales fabricados con este material.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *