Seleccionar página

NANOTECNOLOGÍA, UNA RECETA PARA CULTIVOS MÁS SANOS

Los resultados están acompañados del llamado de los expertos a fortalecer los estudios en el área.

Jenny Prieto y Álex Caro son una pareja de cultivadores de Jenesano, Boyacá, que han dedicado su vida al cultivo de arándanos. Su objetivo ha sido encontrar la forma más eficiente de producir siendo amigables con la naturaleza y con los seres humanos. Sin embargo, durante años el uso de pesticidas, herbicidas, fungicidas y otros químicos les ha impedido cultivar productos 100 por ciento orgánicos.

Desde agosto de 2019, su empresa, llamada Arandanesa, empezó a utilizar nanofertilizantes, productos que se presentan como una alternativa a los químicos tradicionales y que se acercan a la promesa de una agricultura sostenible y más productiva.

Lo que permite su existencia es la rama de la nanotecnología, un área de investigación científica que contempla una serie de técnicas aplicadas al control y manipulación de la materia a escalas tan pequeñas que permiten trabajar las estructuras moleculares.

Al trabajar sobre los átomos es posible crear materiales, dispositivos y sistemas con propiedades y funciones novedosas.En la medicina, por ejemplo, se utilizan nanofibras para la cicatrización de heridas y quemaduras de diferentes grados sin generar sensaciones de dolor. Una vez curada la lesión, la fibra usada para sostener el tejido se deshace sin dejar marcas. 

En la agricultura, la nanotecnología es usada para áreas claves: la detección de enfermedades, la nutrición del suelo, con liberación controlada de moléculas funcionales, y hasta para el mejoramiento de los empaques, que garantizan una mayor duración de los alimentos sin que estos pierdan sus características físicas y sanitarias.

Según Diego Cortés, investigador Ph. D. de Agrosavia, estos saberes aportan ventajas principalmente en la nanofertilización y en los nanopesticidas.

El tener un tamaño más pequeño de partículas aumenta la permeabilidad, la capacidad de atravesar las membranas y los principios activos que están dentro de las partículas. 

“El tener un tamaño más pequeño de partículas aumenta la permeabilidad, la capacidad de atravesar las membranas y los principios activos que están dentro de las partículas”, explica el investigador.Sin embargo, la ‘nanorrevolución’ está lejos aún de ser algo masivo.

Las investigaciones en Colombia en ese campo, según el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (Minciencias), arrancaron en los años 90 e involucraron a interesados provenientes de campos como las ciencias físicas, la química y la ingeniería.

A día de hoy existen 69 grupos de investigación relacionados en la plataforma GrupLAC de Minciencias. Desde allí se trabajan investigaciones aplicadas a la salud y la tecnología, las ciencias sociales y otras áreas.Sin embargo, muy pocos de ellos están especializados en nanoagricultura.

En respuesta a un cuestionario escrito, el ministerio aseguró que “este número de grupos es el reflejo de la poca atención que se le ha prestado hasta el momento a esta tecnología en este sector, desconociendo que como tecnología de propósito general tiene amplias posibilidades de aplicaciones en la producción de insumos y productos para la agricultura y la agroindustria”.

 Arándanos: Radiografía del cultivo cuya producción crece 206 ...

Arandanesa es una empresa de Jenesano, Boyacá, que cultiva con nanotecnología. 

Foto: Cortesía.
Jenny y Álex hacen parte del reducido grupo de cultivadores que prueban esta tecnología en sus cultivos. Cuentan que los resultados, tras ocho meses, han sido satisfactorios. “A los 15 días de la primera aplicación empezamos a notar el cambio en las plantas, tonos verdes más intensos, basales nuevos y mejor calibre”, .

.
Así mismo, bajó la frecuencia. Antes, la pareja de cultivadores aplicaba un fertilizante químico cuatro o cinco veces por semana. Pasaron a hacerlo una sola vez al mes, para una reducción de 15 aplicaciones. Con esa aplicación, además han logrado una planta saludable y resistente a plagas y enfermedades.

Poly Rosero, gerente de Eurotrading, empresa dedicada a productos nanotecnológicos enfocados en la agricultura, resalta que “el agricultor tiene que pagar unos costos menores, por ejemplo, en el transporte. Es usual que alguien deba llevar varios bultos de fertilizante en una lancha hasta llegar a zonas de difícil acceso. Con productos nanotecnológicos necesita menos cantidad, menos frecuencia”.

RETOS
Si bien el uso excesivo e indiscriminado de agroquímicos sintéticos conduce al deterioro de la salud del suelo y otros problemas relacionados con la contaminación del ambiente o la resistencia progresiva de microorganismos e insectos a pesticidaslos productos nanotecnológicos implican asumir más costos.

Las agencias de regulaciones no tienen una política clara sobre el tema y los efectos en la salud o el medioambiente que pueda tener el trabajar a escalas nanométricas

A eso se le suma la poca información disponible sobre los efectos de esta tecnología. Por el momento, como señala el investigador Cortés, aún estamos en una fase de experimentación. “Todavía estamos en una escala de laboratorios, y existe cierta dificultad para producirlo en mayor escala”. A ello agrega que “las agencias de regulaciones de todos los países no tienen una política clara sobre el tema y los efectos en la salud o en el medioambiente que pueda tener el trabajar a escalas nanométricas”.

En la misma vía, Minciencias reconoce que las principales dificultades para la implementación de la nanotecnología tienen que ver con la evaluación de los riesgos, tanto para la salud humana como para el ambiente.

En ese sentido, si bien el ministerio viene adelantando proyectos con metodologías validadas por la FAO, la OMS y el Codex, el reto metodológico aún existe, en especial cuando se trata de la cadena de producción de alimentos. No obstante, garantizar la innovación y la exploración en la área requiere de talentos y formación en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas.

“Dado que en estos campos el país empieza a dar sus primeros pasos, se vuelve determinante continuar fortaleciendo las capacidades de investigación, desarrollo e innovación a nivel regional y nacional, promoviendo alianzas entre la comunidad científica, el sector productivo y la sociedad, para aprovechar el potencial de las tecnologías convergentes como fuente de soluciones a los problemas del sector”, señaló la cartera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *