Seleccionar página

MÁS DE LA MITAD DE LAS PERSONAS QUE TUVIERON CORONAVIRUS SIGUIÓ CON SÍNTOMAS HASTA SEIS MESES DESPUÉS DEL CONTAGIO


Publicada: 2021-10-14 15:13:15
Lo determinó un estudio en el que se examinó a una gran población en países de ingresos altos, medios y bajos.

Más de la mitad de los 236 millones de personas que fueron diagnosticadas con COVID-19 en todo el mundo, desde diciembre de 2019, experimenta síntomas post-COVID, más comúnmente conocidos como “COVID largo”, hasta seis meses después de su recuperación, según investigadores de la Facultad de Medicina de Penn State.

El equipo de investigación dijo que los gobiernos, las organizaciones de atención médica y los profesionales de la salud pública deben prepararse para la gran cantidad de pacientes que necesitarán atención para una variedad de síntomas psicológicos y físicos post COVID-19.

Durante sus enfermedades, muchos pacientes con COVID-19 experimentan síntomas, como cansancio, dificultad para respirar, dolor en el pecho, dolor en las articulaciones y pérdida del gusto o el olfato.

Para comprender mejor los efectos del virus en la salud a corto y largo plazo, los investigadores examinaron estudios mundiales que involucraron a pacientes no vacunados que se recuperaron de COVID-19. Según los hallazgos, tanto los adultos como los niños pueden experimentar varios problemas de salud adversos durante seis meses o más después de la recuperación del COVID-19.

Más de la mitad de las personas que tuvieron coronavirus siguió con síntomas hasta seis meses después del contagio

Cómo llegaron a la conclusión

Los investigadores realizaron una revisión sistemática de 57 informes que incluyeron datos de 250.351 adultos y niños no vacunados que fueron diagnosticados con COVID-19, desde diciembre de 2019 hasta marzo de 2021. Entre los estudiados, el 79% fue hospitalizado y la mayoría de los pacientes (79%) vivía en países de altos ingresos. La media de edad de los pacientes fue de 54 años, y la mayoría de los individuos (56%) eran hombres.

Los investigadores analizaron la salud de los pacientes después del COVID-19 durante tres intervalos a un mes (a corto plazo), de dos a cinco meses (a medio plazo) y de seis o más meses (a largo plazo).

Según los hallazgos, los pacientes experimentaron una serie de problemas de salud residuales asociados con COVID-19. Generalmente, estas complicaciones afectaron el bienestar general de un paciente, su movilidad o el funcionamiento de alguno de sus órganos. En promedio, uno de cada dos experimentó manifestaciones de COVID a largo plazo. Las tasas se mantuvieron en gran medida constantes desde un mes hasta seis o más meses después de su enfermedad inicial.

Los investigadores observaron varias tendencias entre los sobrevivientes, tales como:

  • Estado general: Más de la mitad de todos los pacientes reportó pérdida de peso, fatiga, fiebre o dolor.
  • Movilidad: Aproximadamente uno de cada cinco experimentó una disminución en la movilidad.
  • Preocupaciones neurológicas: Casi uno de cada cuatro experimentó dificultad para concentrarse.
  • Trastornos de salud mental: Casi uno de cada tres pacientes fue diagnosticado con trastornos de ansiedad generalizada.
  • Anomalías pulmonares: Seis de cada diez tenían anormalidad en las imágenes torácicas y más de una cuarta parte de los pacientes tenía dificultad para respirar.
  • Problemas cardiovasculares: El dolor en el pecho y las palpitaciones se encontraban entre las afecciones comúnmente reportadas.
  • Condiciones de la piel: Casi uno de cada cinco experimentó pérdida de cabello o erupciones cutáneas.
  • Problemas digestivos: El dolor de estómago, la falta de apetito, la diarrea y los vómitos se encontraban entre las afecciones comúnmente reportadas.

“Estos hallazgos confirman lo que muchos trabajadores de la salud y sobrevivientes de COVID-19 han estado afirmando, a saber, que los efectos adversos para la salud de COVID-19 pueden persistir”, dijo el coinvestigador principal Vernon Chinchilli, presidente del Departamento de Ciencias de la Salud Pública. “Aunque estudios anteriores han examinado la prevalencia de síntomas largos de COVID entre los pacientes, este estudio examinó a una población más grande, incluidas las personas en países de ingresos altos, medios y bajos, y examinó muchos más síntomas. Por lo tanto, creemos que nuestros hallazgos son bastante sólidos dados los datos disponibles”, agregó.

La gente circula con el barbijo en la vía pública. (Foto: Télam)

La gente circula con el barbijo en la vía pública. (Foto: Télam)

“La mala calidad de vida de los sobrevivientes de COVID-19 es una carga abrumadora”, dijo el coinvestigador principal, Paddy Ssentongo, profesor asistente del Centro Estatal de Ingeniería Neuronal de Pensilvania. “Entre estos, están los trastornos de salud mental. La batalla de uno contra el COVID-19 no termina con la recuperación de la infección aguda. La vacunación es nuestra mejor aliada para evitar enfermar de COVID-19”.

Por qué se extienden los síntomas del coronavirus

Los mecanismos por los cuales el COVID-19 causa síntomas persistentes en los sobrevivientes no se comprenden completamente. Estos síntomas podrían ser el resultado de una sobrecarga del sistema inmunitario desencadenada por el virus, una infección persistente, una reinfección o un aumento de la producción de autoanticuerpos (anticuerpos dirigidos a sus propios tejidos). El virus SARS-CoV-2, el agente que causa el COVID-19, puede acceder, entrar y vivir en el sistema nervioso. Como resultado, los síntomas del sistema nervioso como trastornos del gusto o el olfato, deterioro de la memoria y disminución de la atención y la concentración ocurren comúnmente en los sobrevivientes.

“Nuestro estudio no fue diseñado para confirmar al COVID-19 como la única causa de estos síntomas. Es plausible que los síntomas reportados por los pacientes en algunos de los estudios examinados se debieron a otras causas”, reconoce Ssentongo.

Según los investigadores, la intervención temprana será fundamental para mejorar la calidad de vida de muchos sobrevivientes de COVID-19. Dijeron que en los próximos años, los proveedores de atención médica probablemente verán una afluencia de pacientes con problemas psiquiátricos y cognitivos, como depresión, ansiedad o trastorno de estrés postraumático, que por lo demás estaban sanos antes de su infección por COVID-19. Con base en estos hallazgos, los sistemas de atención médica deben planificar y asignar recursos en consecuencia para monitorear y tratar estas afecciones de manera efectiva.

El equipo de investigación señaló que estas condiciones de salud a largo plazo pueden causar una mayor demanda de atención médica y podrían abrumar los sistemas, particularmente en los países de ingresos bajos y medios. Dijeron que los hallazgos de este estudio podrían ayudar a dar forma a los planes de tratamiento para mejorar la atención de los pacientes con COVID-19 y establecer un manejo clínico integrado basado en la evidencia para los afectados.

Fuente: conbienestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *